Cuando queremos optar a una subvención, debemos saber que el procedimiento está compuesto por distintas fases que vamos a intentar aclarar a continuación. Cuando nos embarcamos en el proceso de solicitud debemos tener muy claro dos aspectos, primero que los tiempos de espera entre cada una de las fases pueden alargarse y que si no cuentas con los conocimientos necesarios la gestión burocrática puede llegar a ser muy tediosa.
A continuación, detallaremos las 4 fases generales que componen el procedimiento de solicitud de una subvención y el tiempo estimado de cada etapa.

4 fases para obtener una subvención

1. TRAMITACIÓN

Cuando queremos solicitar una subvención para nuestra empresa, el primer paso a seguir es encajar nuestro proyecto con alguna de las convocatorias existentes.

La mayoría de las veces encontraremos información de la subvención que nos encaja pero seguramente no estará abierto el plazo de solicitud, o si el plazo está abierto llegamos tarde ya que normalmente suelen ser plazos cortos. La única solución es esperar y estar atentos al momento en el que se publique la nueva convocatoria.

Mientras esperamos a la apertura es conveniente ir preparando la documentación e ir amoldando nuestro proyecto a la ayuda. Es recomendable contar con el asesoramiento y la ayuda de un experto en la materia, que conozca las fases del procedimiento para facilitar y agilizar el mismo.

En la tramitación, la solicitud es clave y hay que tener en cuenta aspectos como si el proyecto se va a puntuar o no, y en caso afirmativo de qué manera se va a puntuar.

2. EJECUCIÓN

Una vez presentada la solicitud no existe un tiempo estipulado para la notificación de la resolución, esto depende en gran medida de la ayuda que se haya solicitado y el organismo que la gestione. Normalmente tarda entre tres y doce meses, tanto si ha sido aprobada como si nos la han rechazado.

Una vez admitida la solicitud, a la hora de ejecutar hay que tener muy claro qué te van a solicitar posteriormente para justificar la inversión y el tiempo que existe para ejecutar el proyecto. Otro aspecto fundamental a tener en cuenta es que hoy en día la mayor parte de los proyectos de subvenciones primero deben ser financiados por el promotor y una vez justificados los gastos es cuando la administración pertinente te devuelve el importe subvencionado.

3. JUSTIFICACIÓN

Una vez llevado a cabo el proyecto llega el momento de justificar las inversiones. Llegados a este punto el organismo convocante te solicitará que le demuestres que has realizado la inversión en tiempo y forma.

Cada convocatoria y organismo te solicitará una documentación u otra, en este punto es vital contar con un especialista en la materia ya que es el punto clave para el cobro de la ayuda.

4. COBRO

Tras una correcta justificación de la inversión llega el momento del cobro de la ayuda. El plazo de cobro después de la justificación suele ser de en torno a 3 meses, aunque dependerá de la ayuda concedida.

Hay que tener en cuenta el tiempo de mantenimiento de la inversión ya que tras recibir el importe de la subvención adjudicada, el organismo está obligado a realizar un seguimiento de los fondos y de la correcta ejecución del proyecto. El tiempo de mantenimiento de la subvención suele estar entre los 3 y los 5 años.

Este es un resumen general del procedimiento de solicitud y cobro de una ayuda pública. Existen tantos procedimientos como organismos convocantes por lo que desde Clave 3 siempre aconsejamos ponerse en manos de un profesional que conozca el trámite en cuestión. Ello no te asegura conseguir la subvención, pero si te asegurará que el trámite se realizará correctamente.